Cebolla y ajo, los reyes de la cocina